En Sodexo, la productividad y eficiencia forman parte de nuestros desafíos

03 julio 2017

Antonio Barbosa llegó a Sodexo LATAM hace cinco años; sin embargo cuenta con más de 30 años de experiencia en la industria, desarrollando su carrera en países como Brasil, Perú y Chile.

En Sodexo, la productividad y eficiencia forman parte de nuestros desafíos

Antonio Barbosa, country segment leader Energy & Resources para Chile

Antonio Barbosa llegó a Sodexo LATAM hace cinco años; sin embargo cuenta con más de 30 años de experiencia en la industria, desarrollando su carrera en países como Brasil, Perú y Chile.

Su arribo a Sodexo fue en Perú, donde se desempeñó como Director de Operaciones por cuatro años y desde donde fue trasladado a Chile a su cargo actual. DE profesión contador por la Universidad de Bahía, Brasil, Barbosa posee un postgrado en Administración Financiera y una maestría en Business de la Fundación Getulio Vargas – FGV.

 

¿Qué ha significado en lo personal liderar el Segmento Energy & Resources de Sodexo en Chile?

Es un importante reto, que requiere de una fuerte motivación, ya que la situación geográfica de nuestro negocio hace necesaria una buena disposición y espíritu aventurero para viajar y conocer las operaciones. Varias de ellas su ubican a cuatro o cinco mil metros de altura o bien en la Patagonia, en el extremo sur de Chile. Este último año casi cubrí el cien por ciento de los sites, algo que considero relevante, porque cuando se asume este desafío es importante conocer la operación, pues cada cliente y cada equipo tienen su particularidad y su propia cultura.

 

¿Cómo ha sido la consolidación de Sodexo en el mercado minero local y cuáles son sus proyecciones en el corto y mediano plazo?

A nivel global, Sodexo ha evolucionado hacia una estructura organizacional que fortalece cada segmento y la relación con los clientes. En este proceso hemos enriquecido nuestra oferta y aprovechado las sinergias con otros países con fuerte presencia de nuestro segmento, tales como Australia, Estados Unidos y Canadá. Además, desde hace algunos años venimos trabajando en ser conocidos más que por ser una empresa de alimentación, por ser una compañía que brinda Servicios Integrales de Calidad de Vida a la minería y a las otras industrias donde operamos, potenciando así el portafolio de servicios de Facilities Management, lo que nos ha permitido diversificar nuestros negocios.

 

¿Pero el escenario en Chile es cada vez más cambiante y competitivo?

Claramente. En este contexto, debemos aprovechar las fortalezas que hemos construido como nuestras ventajas competitivas e identificar nuevas oportunidades para seguir creciendo. Para lograrlo, hemos decidido concetrar nuestros esfuerzos en impulsar el crecimiento a través de nuestros servicios de Calidad de Vida; reforzar nuestras capacidades, fomentar la diversidad del talento y mejorar nuestra competitividad y productividad operacional.

 

¿En qupe mineras prestan servicios y cómo ve, acorde a las actuales circunstancias del mercado, las proyecciones para aumentar su presencia?

Hoy tenemos operaciones en BHP Billiton, Codelco, Anglo American, Barrick, el grupo Antofagasta Minerals, Yamana Gold  -El Peñón, Lumina Cooper-  Caserones y Mantos Cooper, entre otros. Actualmente atendemos a una gran porcentaje de las faeanas  mineras nacionales en altura entregando una integración única de Servicios de Calidad de Vida que cubren cada etapa del desarrollo de una faena.

 

¿Cuál es la apuesta?

Nuestra apuesta apunta hacia el desarrollo de relaciones a largo plazo con nuestros clietes, por lo que día a día nos enfocamos en desarrollar más y nuevos servicios. Además, hemos incorporado en nuestra oferta aspectos de sustentabilidad, medioambiente y comunidades que nos permiten ser más proactivos y confiables para la minería. Por otro lado, nuestras prioridades son similares a las del sector minero, por lo que la productividad es parte de nuestros desafíos y la eficiencia en esta línea nos permite la estabilidad. Un ejemplo de nuestra estrategia de desarrollo a largo palzo es lo que estamos realizando con Río Tinto, en Australia, mienra con la cual establecimos un contrato por 10 años.

 

En el sector chileno existen dos grandes empresas multinacionales que comparten el mercado minero, entre las que están ustedes. ¿Qué porcentaje del segmento minero es el que ustedes controlan y en qué tipos de servicios?

Hay que destacar que Chile es un país muy avanzado en lo que respecta a externalización de gestión; 80 por ciento de empresas subcontratadas en el sector industrial y 90 por ciento en los sectores de minería y energía. Considerando este contexto, nuestra participación de mercado es de aproximadamente 35 por ciento.

Ahora bien, si nos vamos a nuestra cartera de servicios que son más de 100, nuestro fuerte continúa siendo la alimentación, que para el segmento que yo represento abarca 60 por ciento de nuestra presencia, versus 40 por ciento que concentra la gestión de campamento.

 

¿Cuántos trabajadores de Sodexo prestan servicios para el sector minero y cuáles han sido sus resultados en materia de seguridad?

En el sector de Energy & Resource de Chile trabajan aproximadamente cinco mil personas distribuidas en distintas zonas del país. En este contexto, entre nuestros principales orgullos, están nuestros KPIs de seguridad. Chile tiene uno de los mejores resultados en esta ámbito a nivel mundial: es el número uno en performance, con un índice de frecuencia de accidentes de 0,05. Para mantener esa cifra estamos actuando con un liderazgo fuerte, motivando a nuestros colaboradores a ser agentes de cambio en esta materia, incluso, en sus hogares.

Los últimos años hemos ido construyendo una cultura de autocuidado y prevención que ha sido capaz de responder a las necesidades que exige la alta minería. Rodos nuestros procesos de producción cuentan con estándares de clase mundial y día a día seguimos trabajando en diseñar e incorporar buenas prácticas  en distintas áreas, demostrando así nuestro compromiso con la calidad, el progreso y el espíritu de equipo y servicio.

 

¿De qué manera la mujer tiene mayor presencia en Sodexo, particularmente en el sector minero y cómo evalúa su desempeño y resultados?

A través de nuestra estrategia de Balance de Género estamos convencidos de que hemos sido un aporte para el desarrollo sostenible del país, constituyéndonos como una organización que es un referente dentro de la cultura laboral, impulsando los valores de Diversidad e Inclusión, transformándonos en un factor de innovación social. Con el balance de género como motor de desarrollo  y atributo diferenciador de la compañía en el país hemos logreado importantes avances. Actualmente, el 59 por ciento de los trabajadores en Chile son mujeres y el 35 por ciento a nivel ejecutivo, posición que incluye directoras, gerentas y subgerentas. El Servicio Nacional de la Mujer por primera vez distinguió con el Sello Iguala – Conciliación a Sodexo y otras tres empresas que se certificaron bajo la Norma Chilena de Igualdad de Género 3262, que dentro de sus prácticas promuevan la armonía entre el ámbito laboral y doméstico.

 

¿Y en el ámbito de Energy & Resources?

Aquí tenemos una relación de 70 por ciento de hombres y 30 por ciento de mujeres, cifra que hace 5 años era de 92 por ciento hombres y 8 por ciento de mujeres. Claramente, la estrategia del grupo en esta materia nos ha ayudado a equiparar esta cifra. No obstante, aún queda mucho por hacer. Creemos que en Chile no se ha logrado un real cambio cultural que permita a hombres y mujeres desarrollarse  en igualdad de derechos, lo que en la práctica significa establecer políticas que promuevan la conciliación de la vida familiar y laborar bajo un concepto de corresponsabilidad del Estado y de la sociedad en su conjunto.

 

¿Qué significa esta norma?

La Norma NCh3262 certifica que nuestros procedimientos de recursos humanos son coherentes con un sistema de gestión de igualdad y conciliación. Así, hemos comprobado que las políticas de equidad tienen un impacto positivo en el negocio y en los indicadores de Recursos Humanos, donde el balance de género se convierte en una realidad que más allá de un imperativo netamente moral.

 

 

Volver al listado